Magdalena

Magistrado del Magdalena denuncia irregularidades precontractuales en la vía de la prosperidad

Reprocha a la Procuraduría General de la Nación su actuación dentro del proceso fallado.

El Magistrado del Tribunal Administrativo del Magdalena, Adonay Ferrari, mediante un salvamento de voto al fallo proferido el pasado 8 de mayo con el cual esa Corporación negó la solicitud de nulidad del acto de adjudicación del contrato de la vía la Prosperidad, demandado por el INVÍAS, dejó al desnudo una serie de “nefastas y protuberantes actuaciones irregulares surtidas a lo largo del proceso pre-contractual.

Con la demanda, el INVÍAS denunció varios reparos al procedimiento previo surtido a efecto de adjudicar el contrato de obra pública tendiente al mejoramiento de la vía la Prosperidad, entre otros, publicación de los avisos de convocatoria, modificación de los estudios previos, audiencia de aclaraciones y revisión de precios y modificaciones al pliego de condiciones.

No obstante que con el fallo proferido el Tribunal Administrativo del Magdalena niega la solicitud de nulidad hecha por el INVÍAS; el Magistrado Adonay Ferrari salva su voto y deja constancia de que “el plenario es por demás ilustrativo en torno a las varias falencias en que se incurrió en la selección del contratista habida cuenta de que no se ciñó de manera irrestricta a las reglas y procedimiento instituido en el propio pliego de condiciones a efecto de efectuar la selección objetiva del contratista en el sub exámine y bajo ese entendido devendría en nula la contratación celebrada.

En efecto, no fueron asuntos de poca monta o insignificantes que no tengan la virtualidad de afectar el vínculo contractual, conforme se asevera en la decisión de la cual me separo, pues, si tenían toda la connotación para deshacer jurídicamente el vinculo contractual sub iuris.”

De la lista de irregularidades denunciadas, que a su juicio están probadas en el expediente, se destacan:

Modificación del objeto del contrato: “En a folios 688 a 708 del expediente afloran los Estudios previos de la Licitación Pública No1P-DM-07-2012, atinente al objeto contractual consistente, léase bien, al “MEJORAMIENTO DE LA VIA SALAMINA — SITIONUEVO — PALERMO, EN EL DEPARTAMENTO DEL MAGDALENA — TRAMO GUAIMARO — REMOLINO — SITIONUEVO PALERMO” sin embargo, resulta por demás curioso, por decir lo menos, los estudios previos publicados un día antes del cierre de la Licitación se modificaron consagrando un objeto diferente, este es: “MEJORAMIENTO DE LA VÍA PALERMO — SITIONUEVO -REMOLINO GUAIMARO, EN EL DEPARTAMENTO DEL MAGDALENA”

Modificaciones irregulares a los pliegos de condiciones, “igualmente pongo de manifiesto un hecho a todas luces irregular y contrario a los principios de transparencia, publicidad, imparcialidad e igualdad toda vez que el ente territorial procedió a adoptar unas denominadas aclaraciones al pliego de condiciones definitivo en calenda del 12 de julio de 2013, vale decir, un día antes al último día hábil anterior al cierre del proceso licitatorio, previsto para el día quince (15) de julio de la anualidad predicha. En efecto, aún cuando aduce el ente territorial tratarse de unas meras aclaraciones es lo cierto que se trata de verdaderas modificaciones sin que se hubieren expedido las respectivas adendas”

“Se le introdujo variación sustancial al presupuesto inicialmente previsto y publicitado en calenda del 14 de junio de 2013 e incluso se varió de manera injustificada y contrario a toda lógica el precio unitario de varios ítems, entre otros: ajuste estudios y diseños, pilotes, terraplenes, etc.” Terraplenes que fueron la principal causa de aumento de los valores y que motivaron a la Contraloría General de la Républica a denunciar detrimentos posteriores y a la revisión de los valores contratados”, afirmó.

Concluyó Ferrari en su salvamento de voto que, el precedente listado de algunas de las manifiestas irregularidades le permiten inferir de manera irrefragable, y, contrario a lo aducido en el interlocutorio del cual me separo que debía accederse a las pretensas de la acción contractual incoada al configurarse por demás los elementos axiológicos que estructuran la nulidad absoluta del contrato.

En efecto, “discrepo de la consideración de que se trataba de meras aclaraciones necesarias para una adecuada ejecución del contrato tal y como se arguye en la decisión adoptada por la Sala Dual habida cuenta de que no se pretendía por parte de la administración clarificar el contenido del pliego de condiciones, con el fin de expedir reglas claras, precisas y específicas. No, por el contrario, se puede afirmar de manera categórica, se itera, que se variaba sustancialmente el pliego de condiciones en lo atinente a su objeto, presupuesto, elementos técnicos, jurídicos, precio del contrato a celebrar, trazado de la vía, etc. En fin, un sinnúmero de variaciones sustanciales que no se efectuaron en oportunidad, amén de no consultar en cada caso los principios de igualdad, publicidad, transparencia y selección objetiva, en el entendido de que la administración no podía modificar aspectos sustanciales del mismo, como infortunadamente acaeció, ello, con el propósito torticero y malsano de privilegiar en últimas a quien resultó favorecido con tan protervo y envilecido proceder”.

Actuación de la Procuraduría Genral de la Nación

En relación a la actuación de la Procuraduría General de la Nación dentro del proceso iniciado por el INVÍAS el Magistrado Adonay Ferrari precisó.

“En último orden no puede el infrascripto dejar pasar por alto la actitud obsecuente, pusilánime e incluso en abierta contravía a claro mandamiento supralegal que privilegia el desarrollo de la función pública en pro de los intereses generales con estricta sujeción, entre otros, a los principios de igualdad, moralidad, eficacia, economía, imparcialidad y publicidad; sin embargo, de manera ramplona y chambona el ente oficial accionante y actuando con manifiesta colusión impetra a esta colegiatura el desistimiento de las pretensiones atendiendo, entre otras consideraciones, concepto y/o recomendación a priori del conspicuo, ínclito, ladino y solapado Comité de Conciliación en el que tan eximia colegiatura razona en un verdadero arte de birlibirloque dentro del espectro conceptual que ad pedem litterae reza:

‘Adicionalmente a ello, el fallo de la Procuraduría descarta de igual forma, en la adjudicación del contrato objeto de la solicitud de desistimiento que nos ocupa, la violación de los principios de transparencia y de selección objetiva. La situación disciplinaria de los presuntos responsables de la violación a las normas en el procedimiento de selección, adjudicación de la licitación pública LP-DM-07-2012 y la suscripción del contráto de obra N° 617 del 4 de octubre del 2013, ya fue resuelta de fondo, tanto en primera instancia como en segunda instancia, resolviéndose por la Procuraduría General de la Nación absolver al Gobernador.’

Las consideraciones esbozadas en el magistral concepto y/o recomendación tienen por propósito pretender justificar lo injustificable, esto es, que en atención a existir decisión absolutoria en contra del Ejecutivo departamental en un juicio disciplinario por los hechos aquí dilucidados, de una parte, y de otra, dejación sin, efecto por parte de este colegiado del oficio No. DG42006 del 08 de agosto de 2013, expedido por la integérrima entidad oficial aquí accionante (declaratorio de la terminación unilateral del Convenio Interadministrativo No. 649 de 2013 celebrado entre el departamento del Magdalena y el INVIAS) a más del avance de la ejecución de la obra contratada se purgó, por decirlo así, las nefastas y protuberantes actuaciones irregulares surtidas a lo largo del proceso pre-contractual.

“Bajo esa misma óptica -a mi juicio- deviene en desatinada y dando tumbos la actuación del Ministerio Público habida cuenta que de mantener una posición crítica frente a la actuación administrativa desplegada por el ente territorial en el desarrollo primigenio de la actividad precontractual plurimencionada transmutó su papel a una actuación meliflua, pasiva y de total mansedumbre al avalar el pedimento de desistimiento y a posteriori conceptuar de manera desfavorable a las pretensas de la acción contenciosa muy a pesar de evidenciar los innumerables yerros, desatinos e ilegalidades que circundaron el trámite administrativo sub exámine, pero arribando a la inferencia de que las irregularidades acaecidas no tenían la entidad suficiente para viciar de nulidad absoluta el proceso de selección y consecuencialmente la decisión adjudicatoria del vínculo contractual.”

Comentarios de Facebook

Eduardo Luis Cantillo

Comunicador Social y Periodista - Universidad Sergio Arboleda Director Eventos Santa Marta
Botón volver arriba
Cerrar