Judiciales

Pese a que casi lo matan, la víctima denuncia que sus agresores estén libres

Deivis Aguirre, ha quedado postrado en una cama producto de las heridas que le causaron dos puñaladas. El hecho sucedió en Santa Marta e involucra como victimarios a dos hijos de un miembro del Inpec.

El suceso se presentó en medio de una pelea ocurrida el pasado primero de enero en el barrio El Paraíso de Gaira.

Relata Aguirre que siendo las ocho de la mañana, mientras departían de una parranda en la puerta de su casa, llegó uno de los agresores, quien es un vecino, y que en aparente estado de alicoramiento alteró los ánimos de quienes se encontraban en la rumba.

Todo indica, según la denuncia instaurada ante la Fiscalía, que el hombre identificado como Estiven Ospino, arribó con la intención de pelear con quien fuera, toda vez que desde que llegó a la vivienda no dejó de insultar y amenazar a quienes ahí se encontraban.

Pese a lo anterior, los ánimos no pasaron a mayor nivel, sin embargo, el altercado dio origen, cuando Deivis Aguirre, decidió llegar hasta la vivienda de Ospino, según él, con el único fin de aclarar la situación y darle aviso al padrastro de este de lo que había sucedido a primera hora.

Fue ahí, de acuerdo a la versión de Aguirre, cuando Ospino le saca un machete y amenaza con agredirlo.

Los dos sujetos, Aguirre y Ospino, se van a los golpes y a la pelea se suma un hermano de Estiven, quien con pico de botella en mano también intenta agredir a Deivis.

En el hecho, Aguirre recibe dos heridas de gravedad, una en el brazo y otra a la altura de la espalda, esta última lo tiene inmóvil y postrado en una cama desde el día de la pelea.

Se suma a este hecho, de acuerdo a la denuncia, que los hermanos Ospino logran apuñar a Aguirre, luego de que este recibiera por parte del padrastro de los agresores un pedrada en la cabeza, acción que lo dejó semiinconsciente y vulnerable para que estos aprovecharan y atentaran contra su vida.

Sucedido el ataque, Deivis Aguirre es trasladado a la clínica de El Prado, por parte de los acompañantes de la fiesta, quien en ese momento lo daban por muerto.

En el centro asistencial es reanimado por los médicos quienes de inmediato lo intervienen quirúrgicamente.

Cuenta el denunciante que mientras esto sucedía, su familia instauró la denuncia ante la Fiscalía con el fin de que los agresores fueran aprehendidos por parte de las autoridades, hecho que sucedió, pero que en cuestión de horas cobraron su libertad.

“Más duré yo en la clínica que ellos capturados”, expresó.

Aduce el afectado que el beneficio de los agresores que casi acaban con su vida, tiene relación con que estos son hijos de un funcionario del Inpec, coyuntura que para él se ha válido para que queden libres.

“No entiendo el porqué estos sujetos siguen por ahí en la calle mientras yo estoy en una cama de la cual me es difícil moverme producto de la herida que casi me deja inválido”, expresó Aguirre.

La víctima exige a las autoridades que se haga justicia, y al mismo tiempo a que respondan por la afectación que hoy no le permite cumplir con sus labores cotidianas para el sostenimiento de su esposa e hija.

Eventos Santa Marta, hace pública la denuncia a petición de la víctima, y al mismo tiempo da cabida a la declaración y versión de lo sucedido por parte de los acusados.

Comentarios de Facebook

Eduardo Luis Cantillo

Comunicador Social y Periodista - Universidad Sergio Arboleda Director Eventos Santa Marta
Botón volver arriba
Cerrar