curiosidades

¿Por qué desde los 30 ya olemos a viejo?

La respuesta la arroja una investigación química, que relaciona el hecho con cambios hormonales durante la madurez.

Sin más preámbulo, el científico José María Antón, indica que “los cambios hormonales de la madurez traen como consecuencia un aumento en la producción de lípidos en la superficie de la piel, y al mismo tiempo se va reduciendo nuestra capacidad antioxidante natural, lo que aumenta exponencialmente esa peroxidación y genera más 2-nonenal, la cual es una molécula que se genera en la piel al oxidarse de forma natural los ácidos grasos de la barrera lipídica”.

“El baño no es suficiente”.

Sepa usted que para remover el olor no es suficiente un baño, como pasa, por ejemplo, con el sudo, toda vez que los lípidos no son solubles en agua. De ahí que el mal olor relacionado con los ácidos grasos sea tan complicado de eliminar.

El cambio químico comienza de manera gradual desde los 30 años y se extiende hasta, más o menos los 60, edad en la que comienza a manifestarse el olor.

Finalmente, y si te preguntas por qué muchas veces los ancianos no se enteran de que huelen mal, o por evitar el olor se exceden con su perfume, la respuesta es sencilla:

A partir de los 70 la pérdida de la capacidad olfativa es tan notable que casi somos tan inmunes al mal olor como los niños menores de 8 años, que no se inmutan al entrar en el baño del jardín de infancia ni se alteran con las ventosidades de sus amigos.

Comentarios de Facebook

Artículos relacionados

Close