Región Caribe

Concesiones de Valledupar generan sequía en el Río Guatapurí

A través de las redes sociales, la comunidad cesarense se ha encargado de denunciar la notoria disminución que está presentando el río.

Según datos oficiales de la Corporación Autónoma Regional del Cesar, son 23 las concesiones de derivaciones que salen del río Guatapurí y que están generando una crisis hidrológica en el norte del Cesar.

Estas derivaciones o captaciones de agua del río son legales ante el Gobierno Nacional por medio de las resoluciones que se tramitan a través de concesiones solicitadas ante Corpocesar.

El Decreto 1541 de 1978 del mes de julio emitido por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, es el que da la facultad de conferir el dominio de las aguas, cauces y riberas, bajo normas que rigen el aprovechamiento sujeto a las prioridades, que buscan asegurar el desarrollo humano, económico y social, con arreglo al interés general de la comunidad.

Por tal razón, en la Resolución Reglamentaria Número 139 del 4 de agosto de 1987, la entidad encargada tiene a su orden un caudal base de reparto del Guatapurí de 11.260 litros por segundo.

En el reporte el ente ambiental pertinente, aclara que un total de 7.863 litros por segundo son asignados a concesiones o permisos cedidos desde hace más de 20 años, por lo que los 3.396 litros por segundo hacen parte del caudal remanente, el que es afectado por captaciones ilegales, dejando como saldo el actual estado del río.

En los folios de la entidad muestran claramente cómo están constituidos estos permisos y los litros de agua que capta cada derivación y subderivación, toda vez que de las 23 derivaciones se deprenden 130 subderivaciones que están registradas ante la corporación.

Cada año varía el cobro del litro de agua por segundo, debido a que se tiene en cuenta las inversiones realizadas al caudal la tarifa mínima ese año y la fuerza del cauce del año.

“Yo soy dueña del canal La Sierra, desde hace más de 20 años y pago por esa afluente de agua que llega a mis predios ubicados al sur del municipio y según mi concesión tengo una autorización de 760 litros de agua por segundo para abastecer mis cultivos. Soy dueña del canal más no del agua, el dueño del agua es Corpocesar, quienes además nos cobran anualmente por el recurso del agua, esto no es gratis. Además, que quien paga todo el agua soy yo año a año”, contó Ibeth Uhía propietaria del canal La Sierra.

En este sentido los dueños de las derivaciones están acogidos al instrumento Tasa del Uso de Agua, que se cobra desde el 2018 a nivel nacional. Este cobro se realiza con base en los caudales especificados en las resoluciones.

Sin embargo, aún no hay un verdadero reconocimiento de los dueños de las derivaciones del río por lo cual no se están generando los pagos del uso del agua por parte de algunos propietarios de estas, puesto que las concesiones fueron otorgadas hace más de 30 años por lo cual no se tiene hasta la fecha un registro de quiénes son los nuevos propietarios de estas sociedades privadas.

Por otra parte, ante este panorama desalentador y que nos muestra el panorama de las derivaciones legales e ilegales, de las cuales no se tiene un verdadero control, son la que, según ambientalistas, comunidad e incluso propietarios de los canales, tienen el cauce del río en su peor momento.

Mientras que por un lado se observa la grave situación del río Guatapurí, que sufre por desviaciones del afluente, lo que causa la sequía, adicional a la temporada de verano, por otro lado la falta de cultura es evidente, muchas personas malgastan el líquido en las calles y viviendas.

Comentarios de Facebook
Etiquetas

Lorena Alarcón Silva

Samaria, estudiante del programa de Comunicación Social y Periodismo, en la Corporación Unificada de Educación Superior Cun... Practicante de Eventos Santa Marta
Botón volver arriba
Cerrar