EditorialOpiniónSanta Marta

¿Quién es el Alcalde Rugeles?

Son pocos los días que Andrés Rugeles lleva al frente de los procesos de administración y gestión del distrito de Santa Marta pero ya se deja ver la falta de iniciativa propia para la toma de decisiones.

Según la opinión de los samarios, el burgomaestre encargado tiene problemas para dirigir los destinos de la ciudad, situación que es aprovechada por su círculo cercano para llenar los vacíos que el Rugeles deja.

Evidencia de ello, lo constituye el poder que acumula en también escasos días, Emiro Castro, quien fue nombrado ayer como secretario General del distrito, luego de advertir que varias denuncias fueron instauradas en su contra presuntamente por los delitos de usurpación de funciones publicas.

Se ha podido constatar con fuentes cercanas, que no hay ninguna decisión que el alcalde encargado pueda tomar si el doctor Castro no esta enterado previamente.

Por otra parte, como una presunta influencia en las decisiones de alcalde encargado, el Procurador Regional Escobar Silebi, quien de acuerdo a los últimos actos, no necesita ser invitado a cualquier espacio en el que este el alcalde encargado, toda vez que ha dejado.

Entrever acceso directo a la oficina del burgomaestre a cualquier hora hasta al punto de llegar a entrar hasta 17 veces al día a dar su concepto en igual numero de veces ante los pedidos del alcalde o por iniciativa propia.

Así las coas, son dos los asesores que tiene el alcalde encargado que van configurando suerte de poder tras bambalinas. El primero de ellos, Emiro Castro, quien en su apetito burocrático hace la tarea del manual dictado desde la vicepresidencia de la República, mientras según, el Procurador aprovecha el espacio para acomodar temas de la administración, tesis que con el alcalde Martínez eran consideradas no inteligentes, ni aterrizadas.

Aunque parece ser muy prematuro para dar conclusiones sobre el tema, lo cierto es que por el aspecto del desayuno se sabe que esperar del almuerzo.

Comentarios de Facebook
Botón volver arriba
Cerrar