Santa Marta

Niña de dos años se intoxicó con raticida en medio de un descuido en el restaurante La Gran Muralla

La menor, en su inocencia, introdujo en su boca un alimento que halló bajo de una de las mesas del restaurante. Los médicos confirmaron que se trató de veneno para ratas, por fortuna fue asistida a tiempo.

Lo que parecía ser la celebración propicia del día del padre, se convirtió en una tarde de incertidumbre para la familia Quintero, quienes ante lo sucedido trasladaron a la menor a un centro asistencial de la ciudad.

De lo sucedió se percató la niñera, quien al darse cuenta que la niña había consumido algo del suelo, revisó de qué se trataba, dándose cara con lo que al parecer, era una trampa artesanal para ratas.

En un plato desechable estaba la sustancia que complicó la salud de la niña, y que efectivamente corroboraron los administradores del restaurante como veneno para ratas.

Claridad que permitió a los médicos proceder con el lavado gástrico que evitó la propagación del veneno en su organismo.

Relata el padre de la menor, que con el paso de las horas han esperado que la evolución siga siendo positiva como hasta ahora ha sido.

Contó el progenitor que según los médicos, la reacción de este tipo de situaciones se da pasadas las 24 horas, sin embargo, con la rápida reacción de los familiares y el cuerpo médico, se espera que no haya complicaciones.

Respecto a la responsabilidad del establecimiento comercial, La Gran Muralla, dijo el padre de la menor que ha recibido por parte de la administración el completo respaldo ante el hecho que ha sido calificado como un descuido.

Comentarios de Facebook

Eduardo Luis Cantillo

Comunicador Social y Periodista - Universidad Sergio Arboleda Director Eventos Santa Marta
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar