Opinión

¿De qué se esconden Duque y su gobierno mientras en Colombia asesinan a los líderes sociales?

Usted es testigo que el Panorama departamental y nacional para los líderes sociales y defensores de derechos humanos es lo más parecido a una película de terror y drama.

El domingo 27 de octubre de este año se elegirán gobernadores, alcaldes, concejales, diputados, ediles y miembros de las JAL en las regiones de Colombia, es la cita de todos los ciudadanos habilitados para votar por sus autoridades locales.

Pero esta cita y calendario electoral no estará marcado por el mismo ambiente de paz y tranquilidad de las elecciones del 2015 y 2018, el panorama y ambiente ha cambiado, ahora tenemos una atmósfera de violencia, seguimiento, acoso, temor y luto para los líderes sociales y defensores de derechos humanos, periodistas, los exmiembros de la guerrilla Farc, todos estas expresiones de liderazgos territoriales que vienen construyendo desde las causas culturales, políticas, étnicas, estudiantil, universitarias, comunitarias y del rechazo a la corrupción un país que supere el terror del conflicto armado que durante medio siglo nos persigue.

Desde el 2003 no se vivía una oleada de asesinato a líderes sociales como ahora, para el 2003 se tenía un reporte de 1900 asesinatos después del proceso de desmovilización de los Paramilitares, después de ello, fueron 13 años de relativa calma hasta que con un Twitter revelador de Indepaz del 23 de mayo del 2019 describía que entre el 1 de enero del 2016 hasta el 20 de mayo del 2019 se registraron 837 asesinatos a líderes sociales defensores de Derechos Humanos y ex combatientes de Farc, durante esos 859 días asesinaban a una persona en promedio, de estos 702 son líderes sociales y 135 son excombatientes de las Farc.

Los asesinatos que mayor repudio causaron en el 2019 fue el de María del Pilar Hurtado quien su hijo lloraba con el alma partida sin entender frente al cuerpo sin vida de su madre el porque se la arrebataron, y el del exguerrillero Dimas Torres quien fue acribillado por el Ejército colombiano.

Estas dos muertes tienen algo en común un desesperado grito de la institucionalidad, desde el más alto cargo, el del Ministro de Defensa por desconocer el fenómeno y por ocultar ante el mundo los sangrientos episodios que le cuesta la vida a quienes tratan de construir país, les fue más fácil a los jefes de carteras locales y nacionales tratar de ocultar los hechos que buscar esclarecerlos.

Según el reporte de la ONU, defensoría del pueblo, marcha patriótica y la cumbre agraria, en el 2016 se registraron 97 homicidios, en el 2017 fueron 159, y para finales del 2018 (262 asesinatos), y a mediados del 2018, la defensoría lanza su primer informe infográfico y los departamentos más golpeados son Cauca y Antioquia con 311 homicidios en total, cuyo perfil de las víctimas corresponde a abogados de derechos humanos, líderes LGBTI, afrodescendientes, políticos, sindicales campesinos e indígenas; Es decir, los líderes sociales son un blanco fácil para el discurso de odio bien sea de cualquier sector político, grupo armado, bandas criminales o delincuencia común.

Comprendemos que la tarea no es menor para las instituciones, hay 21 tipos de connotación para calificar a un líder social, y 7 millones de colombianos son miembros de las juntas de acciones comunales según la Asojuntas, el Dane, Ministerio del Interior, y Ministerio de defensa, y aproximadamente 4500 tienen esquema de seguridad y chalecos antibalas, entre el 2016 y agosto del 2018, la impunidad según informe de la fiscalía es del 50% y que esta oleada de asesinatos y denuncias desborda la capacidad de la Unidad Nacional de Protección, que les cuesta al país según Unidad de Protección 300 Millones de Dólares constatado en un artículo de la DW en Alemania .

Por regiones según la estadística del 2018 de líderes sociales asesinados tienen mayor registro en los departamentos del Cauca con (48) asesinatos, Antioquia (33), Valle del Cauca (19), Norte de Santander y Putumayo (18), Nariño (13) y Córdoba, Meta y Caquetá (11).

En lo que va del Gobierno Duque, 146 líderes fueron asesinados, solo 94 en el 2019, en 57 municipios, el último de ellos Manuel Gregorio González campesino del municipio colombiano de Montelíbano, asesinado por el clan del golfo por haberse vinculado haberse vinculado en el programa nacional de sustitución de cultivos de uso ilícito (PNIS), una apuesta desarrollada por Colombia para que los agricultores sustituyan los sembradíos ilegales de forma voluntaria (EFE – Bogotá), es de resaltar que ya en Marzo este grupo ilegal había circulado por las calle de Montelíbano un panfleto amenazante a líderes sociales y en rechazo a este tipo de programas.
Fuente del mapa: Revista Semana.

Estudios del Mindefensa, (Efe – Colombia), Indepaz, Fundación Paz y Reconciliación, afirman que después de los asesinatos selectivos a los líderes sociales, siguen los miembros de las ex farc con un registro de 135 homicidios y qué los victimarios provienen del Clan del Golfo, Urabeños, Eln, disidencias de las Farc, aunque por parte del ministerio de Defensa fue excluido las águilas negras, líderes sociales y defensores de derechos humanos, y congresistas en oposición exigen que coloquen en el mapa de perpetradores a las águilas negras, donde las criticas de los medios de comunicación de rotación nacional como revista semana y otros medios nacionales reconocen qué, excluirlos es una forma de revictimizar a las líderes sociales y exfarc asesinados, y borrar del accionar institucional la reducción de estos grupos. El estudio también determinó que las amenazas son las primeras advertencias antes del asesinato de estos líderes sociales que de forma directa utilizan la visita, el panfletos y mensajes de texto por celular.

En el caribe regiones como Atlántico y Magdalena tienen su cuota de dolor en estos reportes, el 12 de febrero ante el Comité Permanente de Derechos Humanos en el Atlántico, Carlos Sandoval, expuso que cuatro (4) líderes sociales tuvieron que salir de Barranquilla por haber denunciado irregularidades con el tráfico de narcótico y con denuncias de corrupción, en el Departamento de Córdoba las organizaciones de activistas sociales siguen siendo amenazadas con la finalidad de desmantelarlas para reducir su accionar, la zona con mayor activistas amenazados son los del Alto Sinú en el caso Andrés Chica Durango,  Albeiro Begambre, Paola Jaraba, quienes han salido del territorio para poder salvaguardar su vida.

En nuestro departamento no es para menos, los 12 miembros de la Mesa de Participación de Víctimas del Distrito de Santa Marta  plantearon la dimisión en reunión con el secretario técnico y el personero samario Chadán Rosado Taylor, y es porque la situación ha venido en ascenso, desde julio del 2018 los líderes sociales han recibido serias amenazas con denuncias ante la fiscalía como: Silver Palomino Polo,  Marián De las Salas, Marcel Pérez González, María choles, La tata Simanca, Sonia Gómez, Miguel Pérez y Anderson Ruíz, Rosa Villalba Pérez y Carmen pineda, el líder estudiantil Edwin Bravo, Marina Camargo, Wualdit Rangel y quien les escribe, pero los dos hechos más repudiables lo sufrieron los activistas campesinos y afrodescendiente Maritza Quiroz Leiva y Joaquín Trujillo, con esta radiografía los miembros de las comunidades afrodescendientes  de Asafronelman y líderes comunales serían los más vulnerables.

Pero esta situación no se detiene, al parecer los grupos al margen de ley sienten que el peso de las autoridades públicas no los cerca y reduce, a nuestros hermanos mayores, nuestras comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta hicieron una denuncia en el mes de abril del 2019 sobre las diversas amenazas, que les han pedido las respectivas vacunas y los mantuvieron 2 semanas sin salir de sus zonas cercanas, y nuestros hermanos mayores saben que es convivir con la guerra en su territorio, y que podrían correr la misma desgracia de los líderes indígenas asesinado en el cauca, donde cuyos miembros de los cabildos indígenas han sido asesinados por proteger sus comunidades, tierras y no aceptar la injerencia de esto grupos.

El tema central de los líderes sociales, son las voces, los amplificadores y los representantes de una comunidad, y están siendo sistemáticamente amenazados y asesinados en Colombia, y que varios con intenciones de aspiraciones políticas o de respaldo a grupos políticos no pueden hacerlo abiertamente dada la vulnerabilidad en que se encuentran. Son personas del sustrato social, que tienen una vocación por sus comunidades o causas políticas de justicia y equidad social, y que en la mayoría de los casos no cuentan con sueldos y con escoltas, solo con él respaldo de una comunidad y ciudadanos, y su capacidad de organizar a la comunidad para generar bienestar colectivo y resolver sus necesidades.

Con la ola de violencia que ingresa nuevamente a Santa Marta, y con la pugna de poder del Gobierno nacional en capturar la Alcaldía Distrital a manos de los poderes tradicionales y la gobernación de su lado, para las próximas elecciones es bueno no perder el foco de atención y protección a líderes, son la base del día a día en las necesidades de las comunidades y quienes tienen la valentía de señalar los actos de corrupción en sus territorios, sin poder, sin maquinaria, solo con la convicción del trabajo político, social y comunitario.

Es por ello que en redes sociales se ha convocado a una Marcha Mundial el 26 de julio del 2019 por los asesinatos de líderes sociales en Colombia y excombatientes de la Ex guerrilla de las FARC, se han generado convocatorias nacionales de protestas y velatones, y el columnista y Youtuber Daniel Samper ha prestado su canal con la iniciativa #UnLíderEnMiLugar.

Estamos en un proceso de postconflicto donde no podemos repetir la historia que, con sangre, lágrimas y dolor se ha escrito en Colombia, por eso es necesario la pregunta retorica al presidente Duque, a los congresistas en coalición de Gobierno y Líderes políticos regionales: ¿De qué se esconden?,  Si en los grandes medios y organismos internacionales como la ONU, UNESCO, la BBC, el DW alemán, el New York Times, El País de España, el france 24 de Francia, la agencia EFE, CNN, entre otros describen el sangriento episodio y el calvario de los activistas sociales y los Exmiembros de la guerrilla de las Farc.

Les incomoda tanto la verdad, saber que ustedes son los responsables de las desgracias del subdesarrollo nacional, de la pobreza, miseria y desigualdad de nuestras poblaciones, les duele que en el congreso y en el territorio se les diga la verdad, por eso es mejor tener a la FARC echando bala que su punzante discurso en el capitolio, que es mejor mostrar resultados con falsos positivos, que el mejor tener un fiscal de bolsillo, que es mejor mantener y esconder una estructura paramilitar que asesine líderes sociales que pidan la tierra que está en manos de terratenientes y caciques políticos, pues de esa verdad no podrán esconderse, como tampoco podrán esconder al mundo el doble discurso que administran para buscar recursos a nivel internacional pero que  privan de la defensa del derecho  fundamental a la vida a sus propios compatriotas.

Solo espero que a los Colombianos nos duela tanto un homicidio de un activista social, como el salir eliminados de la Copa América 2019, que los abrazos fuertes que nos damos cuándo hacen un gol en la Selección Colombia no se nieguen ante un niño que llora la muerte de su madre, que los jugadores de nuestra selección tengan la gallardía de elevar un grito de protesta ante esto como lo tuvieron los directores Ciro Guerra, Franco Lolli y Carolina Sanín de rechazar en la alfombra de roja de Cannes la muerte del exmiembro de la Farc y cineasta Mauricio Lezama, y porque no, que los gritos de Gol que damos cuándo marcan nuestros jugadores sean igual de fuertes este 26 de julio, para que el President Duque no se esconda.

Comentarios de Facebook
Etiquetas

Cesar Barros

Ingeniero Industrial – Universidad del Magdalena (Colombia) Especialista En Economía Urbana - Universidad Externado de Colombia (Colombia) Magister en Desarrollo Económico y Territorial – Universidad de Cádiz (España)

Ver tambien

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar