Internacionales

Incendios en Australia han arrasado con más de 5 millones de hectáreas de bosque

La superficie de bosque quemada duplica las del incendio del Amazonas en 2019.

Más de 20  personas fallecidas, docenas de desaparecidos, 100.000 personas evacuadas, más de 1.500 casas destruidas, más de 5 millones de hectáreas afectadas –una superficie suficiente para cubrir dos veces a un país del tamaño de Bélgica– y 480 millones de animales muertos son solo algunas de las desoladoras cifras que dejan, hasta ahora, los actuales incendios forestales en Australia. Sin duda, una de las peores tragedias ambientales de los últimos tiempos.

Y es que más allá de los escandalosos números, que son producto de los más de 200 focos de conflagraciones que se han presentado principalmente en la costa suroriental, la preocupación de los científicos y la comunidad australiana reside en las consecuencias a largo plazo de una emergencia que supera con creces a otras que han ocurrido en el pasado: el área afectada representa más del doble de la golpeada por los incendios en la Amazonia en agosto de 2019 y es hasta cinco veces mayor que la que cubrieron los voraces fuegos de California en el 2018.

En los últimos días, diferentes celebridades han expresado su voz de solidaridad frente la tragedia. La última en sumarse a la lista fue la tenista Ashleigh Barty, quien siguió a otras como Nicole Kidman y Pink, quienes han hecho colectas de fondos o donaciones para los bomberos y las víctimas de los incendios.

Causas de los incendios

Si bien los incendios son comunes en Australia en primavera y verano, los de este año se adelantaron y son más violentos, debido a condiciones propiciadas, todo indica, por el calentamiento global, y que han elevado las temperaturas muy por encima de los 40 grados Celsius. “Estamos en territorio desconocido”, dijo Gladys Berejiklian, la primera ministra de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney, ciudad que registró un récord de 48,9 °C. “No podemos pretender que esto sea algo que hayamos vivido antes. No lo es”, dijo.

La temperatura promedio del año pasado fue de aproximadamente 1,5 grados Celsius superior a la media de los últimos 30 años, según datos de la Oficina de Meteorología, que se remontan a 1910. Entretanto, las precipitaciones cayeron a su nivel más bajo en cifras que datan de 1900.

Según los servicios meteorológicos australianos, el año pasado –el periodo de enero a noviembre– fue el segundo más seco registrado desde 1902, así como el más caluroso.

En 2009, el estado de Victoria vivió un ‘sábado negro’ con la muerte de 179 personas en el peor incendio de la historia de Australia. El miércoles de ceniza de 1983 hubo 75 muertos en los estados de Australia Meridional y Victoria. Y nadie sabe cuándo y con qué terrorífico balance acabarán los actuales.

 

El Tiempo

Comentarios de Facebook
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar