Santa Marta

¿Por qué segunda muerte de Covid-19 se pudo evitar?

La familia de Ciro Martinez López, de 65 años, aseguran que a él en Santa Marta no le brindaron la atención médica necesaria desde el 11 de marzo, primer día en que fue a urgencia por un fuerte dolor estomacal.

Ciro Martínez López, un comerciante de 66 años de edad, nacido en Ocaña, Norte de Santander, pero radicado en Santa Marta desde hacía 27 años, antes de morir el pasado 7 de abril a la 1:30 de la tarde en la Clínica del Norte de Barranquilla por Coronavirus (así lo confirmó el INS y el ministerio de salud nacional), registró en su celular el drama que le tocó vivir en una clínica privada de la ciudad de Santa Marta, a la cual llegó por primera vez, para que lo atendieran por un leve dolor en el pecho y un supuesto resfriado.

Sucedió en la clínica Los Nogales, en donde de acuerdo a lo dicho por los familiares, ese mismo día le dieron de alta porque al parecer consideraron ser algo pasajero.

“Le dieron Omeprazol y lo enviaron a casa. Ahí empezó nuestro calvario”, dijo Nimia Araujo, esposa.

Nuevamente vuelve a urgencias de la misma clínica el 14 de marzo, en esta ocasión sumado al fuerte dolor estomacal, presentaba gripa, lo examinaron y una vez más a casa.

El 20 de marzo, con la gripa más intensa y dolores en todo el cuerpo, es aislado en una habitación la cual criticó en un video que hizo en vida el afectado, para dar a conocer las precarias condiciones en las que era atendido.

Dado a los síntomas que presentaba, le es tomada la prueba de Covid-19 y posteriormente, 26 de marzo, es remitido a la clínica General del Norte de Barranquilla.

Al llegar a la capital del Atlántico, es ingresado de inmediatamente a la UCI y se le practica una segunda prueba, la cual luego de ser enviada a Bogotá, dio resultado positivo.

Fueron 13 días los que Martínez López permaneció bajo el cuidado de los galenos en la capital del Atlántico en donde falleció este 7 de abril.

Ante esta situación, y luego de conocer su fallecimiento, la familia indica que nada de esto hubiera pasado si se le hubiera dado una mejor atención en la clínica Los Nogales, “no estuviera muerto, por ello pedimos a los organismos de control del Estado que se investigue la muerte de nuestro líder comunal, Ciro Martínez López”.

“Mi padre fue un hombre responsable, trabajador, se dedicaba al comercio, a la compra y venta de productos. Se vino para Santa Marta como desplazado por la violencia hace 27 años y hoy se nos fue sin podernos despedir de él ni siquiera de verlo por última vez. Es duro esto y mi madre, quien lo acompañó hasta que lo aislaron para siempre, está ahora inconsolable y por eso no le pudo pasar al teléfono”, detalló triste el hijo del señor Ciro Martínez López.

Con su fallecimiento, son dos las víctimas mortales que ya deja esta pandemia mundial en la capital del Magdalena.

Así expresó Ciro su denuncia cuando aún estaba vivo:

Comentarios de Facebook
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar