Colombia

Ocho mujeres acusan de acoso y abuso sexual al director colombiano Ciro Guerra

El cineasta colombiano, que ha trabajado con Johnny Depp, ahora enfrenta ocho denuncias de acoso y abuso sexual

Un reportaje publicado en la revista Volcánicas presenta las denuncias de ocho mujeres que dicen que sufrieron acoso y abuso sexual por parte del director de cine, conocido por cintas como ‘Pájaros de verano’ y ‘El abrazo de la serpiente’.

“Yo no sabía qué estaba pasando, pero estaba en una posición de debilidad, donde Ciro me prometía cosas, pero en realidad me hacía saber que tenía poder y me podía joder”, declaró Adriana, víctima de abuso sexual en noviembre de 2019, recordando cómo fue el encuentro con Guerra en su casa de Bogotá.

Ciro Guerra, de 39 años de edad, es un director, guionista y productor originario de Colombia. Entre sus largometrajes destaca El abrazo de la serpiente, película de 2015 nominada al Óscar por mejor cinta de lengua extranjera. Su nueva película, Waiting for the Barbarians, basada en la novela de J.M. Coetzee, cuenta con las actuaciones de Johnny Depp, Robert Pattinson y Mark Rylance.

El director colombiano estaba listo para dar el brinco de su país natal a Hollywood, siguiendo la trayectoria de otros cineastas latinoamericanos que han triunfado en el extranjero. No obstante, este prestigio y sus privilegios correspondientes eran explotados por Guerra para establecer una relación de poder con las mujeres que intentaba seducir, según las declaraciones de sus víctimas.

“Me servía de su whisky y me contaba cosas de sus relaciones con megafamosos. Entonces empezó a pedirme que le contara anécdotas de mi vida sexual, me cogió la pierna y me dijo: ‘Bueno, Carolina, yo necesito que tú me cuentes algo, ¿con qué directores te has culiado?’”, dijo Carolina, víctima de acoso en 2019.

El patrón de los casos es similar. De acuerdo a los testimonios, estos solían ocurrir en fiestas relacionadas a la industria. Las víctimas son artistas dentro del mundo cinematográfico que están conscientes del poder y la influencia de Ciro Guerra, y este abusaba de su estatura para iniciar un trato inapropiado con sus presas.

El gancho era el name dropping, jactándose de sus logros y de las personalidades en su entorno laboral. Bajo la influencia de bebidas alcohólicas, Guerra presuntamente intimidaba a sus víctimas para acercarse más ellas, ignoraba sus rechazos y la situación pasaba de ser un encuentro incómodo a forcejeos y tocamientos inapropiados.

“¡Hey! ¡Ya te había dicho que no! De verdad, ¡no quiero darme besos contigo! Él empezó a ponerse molesto, me dijo: ‘¿Tú sabes que voy a ser uno de los jurados en Cannes, de la Semana de la Crítica?’”, declaró Beatriz, víctima de acoso sexual en un Uber de Nueva York.

Al respecto Guerra dijo “No he cometido ninguna de las faltas de las que se me señala, y no tengo otra opción para limpiar mi nombre que recurrir a las vías legales. Ofrezco disculpas a todos los que se vean afectados, a todos los que han tenido que leer estas horrorosas, mentirosas y malintencionadas palabras, y agradezco a todas las personas que me han brindado su apoyo y acompañamiento”.

Y agregó: “Les pido que por favor antes de juzgar, todos esperemos que la justicia evalúe y arroje total claridad de los supuestos hechos mencionados”.

Comentarios de Facebook
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar