Santa Marta

Emotivo y crítico mensaje: El niño que con cámara de juguete sueña con dejar la pobreza

La historia se cuenta en Santa Marta- Colombia, y sin duda alguna, refleja una realidad rodeada de tristeza, dificultad y abandono del Estado.

En medio de la entrega de almuerzos solidarios que desde inicio de la pandemia, producto del Covid-19, lleva a cabo el equipo periodístico de Eventos Santa Marta, estaba el niño que con 11 años de edad, simulaba registrar imágenes de un hecho que para él y su comunidad, sí que es una. noticia de última hora.


Se trataba de la entrega de comida que recibían sus familiares y vecinos residentes en el barrio ‘El Milagro’, una población de más de 200 familias ubicadas a orillas de la vía férrea en cercanía al nuevo estadio de fútbol Sierra Nevada.

Viendo lo que pasaba, ahí estaba el menor Elias Daniel Pacheco Pérez, de corta edad pero con visión del más profesional en reportería gráfica, quien se ubicó a un costado del conjunto de personas y con el caparazón de una antigua lámpara, que simulaba ser una cámara de video, registró durante varios minutos aquel hecho desde todos los ángulos.

Esa acción, con sentido mensaje, llamó la atención de los periodistas que en ese momento entregaban la comida.

 

Fue entonces cuando se conoció el anhelado sueño y la ambición de un niño de tan solo once años que ansía por méritos propios salir de la pobreza y contarle a una sociedad alejada de ellos, las necesidades y dificultades que tiene su comunidad.

“Yo quiero que conozcan la sonrisa de mis padres, mis amigos y vecinos al recibir un plato de comida. Somos felices en medio de la pobreza y sé que podemos salir adelante”.


Al oír su sentido mensaje, y su acción imaginaria con aquella cámara de juguete, Víctor Escorcia, comunicador social del medio, se le acercó y le hizo las veces de periodista que en compañía del joven reportero gráfico, le quiere contar al mundo lo qué pasa en su comunidad, y dejar como precedente, cómo un almuerzo les cambia la vida por un día, en donde es una constante la lucha diaria por uno de ellos.

Sin duda alguna, la acción inocente de Elias Daniel, pero con alto significado social, deja en evidencia lo atrasado que estamos como sociedad en pleno siglo XXI, en donde no es mentira y mucho menos una exageración, que por una cucharada de comida, el ser humano hace largas filas y espera con ansias recibirla.

Elias, cuenta una realidad que se vive en la capital del Magdalena, a orillas de la vía férrea, en donde solo llega el Estado a perturbar y sancionar a quienes en cercanía de ahí se dedican a extraer arena como uno de los pocos recursos para tener que comer.

Se espera, que con esta nota periodística basada en una acción imaginaria, pero real, que protagoniza Elias, las autoridades gubernamentales del orden distrital o departamental, estén obligadas a llegar a la zona e instalen una acción de acompañamiento y respaldo con estas numerosas familias que viven del día a día y muchas veces sin nada que comer por largas horas.


Esta es la historia del niño que con cámara de juguete le cuenta al mundo lo que muchos callan aún teniendo como evidenciar las necesidades que sufren aquellos que poco tienen para salir adelante.

“Listo, cortamos en 3, 2, 1… ya estamos fuera del aire. Se fue así”, expresó con una enorme sonrisa, Elias Daniel.

Comentarios de Facebook
Etiquetas

Eduardo Luis Cantillo

Comunicador Social y Periodista - Universidad Sergio Arboleda Director Eventos Santa Marta
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar