InternacionalesJudiciales

Expolicía acusado del asesinato del afroamericano George Floyd queda en libertad

Se trata de Derek Chauvin, quien durante la mañana de este miércoles abandonó una cárcel de máxima seguridad tras pagar una fianza de un millón de dólares.

El expolicía de Mineápolis Derek Chauvin, acusado del asesinato del afroamericano George Floyd, a quien mantuvo varios minutos presionándole el cuello con la rodilla, ha salido este miércoles de prisión en libertad bajo fianza.

Según medios locales, Chauvin ha sido liberado tras depositar una fianza de un millón de dólares. El agente de 44 años de edad, que está acusado de asesinato en segundo y tercer grado y de homicidio, será juzgado el próximo mes de marzo junto con tres de sus antiguos compañeros, acusados de complicidad en la tragedia que desencadenó la mayor movilización antirracista en los Estados Unidos desde el movimiento de derechos civiles de los años sesenta.

El 25 de mayo, Chauvin fue filmado arrodillado sobre el cuello de George Floyd durante casi nueve minutos hasta que murió. Las imágenes, transmitidas por Internet, suscitaron manifestaciones contra la violencia policial en todo el país y en otras partes del mundo.

Su arresto, cuatro días después, había ayudado a restablecer la calma en Mineápolis, que se había visto sacudida por varias noches de disturbios. Desde entonces Chauvin había estado recluido en una prisión de alta seguridad en Minnesota, que solo había abandonado para comparecer ante un juez el 11 de septiembre.

Los cuatro acusados han pedido que se retiren los cargos en su contra, alegando que usaron una fuerza razonable frente a un hombre que se resistía. George Floyd “probablemente murió de una sobredosis de fentanyl”, dijo el abogado de Derek Chauvin.

Estos argumentos enfurecieron a la familia de Floyd. “Esto es una locura”, comentó su sobrino Brandon Williams. “Murió por una rodilla en el cuello, la autopsia lo dice”, añadió su hermano Philonise Floyd.

Comentarios de Facebook
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar