Colombia

Cae “el Tigre” por asesinato de ambientalista en Chocó

El asesinato habría sido ordenado por cabecillas del ‘Clan del Golfo’ porque, al parecer, la mujer los increpó y les pidió abandonar la región para reactivar proyectos ecoturísticos.

El equipo conformado por personal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos, el CTI y la Sijin de Chocó, con apoyo del Grupo Interno de Trabajo de Búsqueda, Identificación y Entrega de Personas Desaparecidas (Grube), la Dirección de Justicia Transicional y una comisión de Medicina Legal, asumió las verificaciones, las inspecciones forenses y la obtención de material probatorio en el área.

Esta articulación de capacidades permitió establecer que hombres armados llegaron a la vivienda de la víctima en el corregimiento de Termales, se la llevaron en contra de su voluntad en una lancha que recorrió el Pacífico hasta el río Nuquí y, a la altura del sector conocido como Coquí, le dispararon. El cuerpo de la ambientalista fue lanzado a las aguas y, posteriormente, fue ubicado por la comunidad.

El asesinato habría sido ordenado por cabecillas del ‘Clan del Golfo’ porque, al parecer, la mujer los increpó y les pidió abandonar la región para reactivar proyectos ecoturísticos.

Los involucrados en la acción criminal fueron identificados. El señalado autor material, Néstor Leonel Lozano Muriel, fue capturado en un procedimiento conjunto realizado por investigadores de la Fiscalía General de la Nación, la Policía Nacional y la Armada Nacional en Nuquí (Chocó).

El detenido, conocido como ‘Tigre’ o ‘Guachón’, presunto cabecilla de una estructura urbana del ‘Clan Golfo’,  sería quien accionó el arma de fuego contra Juana María Perea Plata. Este hombre fue presentado ante un juez de control de garantías. En las audiencias concentradas, un fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos le imputó los delitos homicidio agravado y concierto para delinquir.

De otra parte, una persona capturada el pasado 31 de octubre, por un proceso distinto que se le sigue por concierto para delinquir, será citada a audiencia de imputación por estos hechos y se le formularán los mismos cargos. Los elementos de prueba indican que habría sido la encargada de pilotar la lancha en la que ocurrió el crimen.

La ruta del esclarecimiento

El 1 de noviembre, el Grupo Interno de Trabajo de Búsqueda, Identificación y Entrega de Personas Desaparecidas (Grube) exhumó el cuerpo de la víctima que había sido sepultado en una bóveda del cementerio municipal de Nuquí. De inmediato, la comisión de Medicina Legal realizó la necropsia y los estudios forenses que permitieron establecer la causa de la muerte y tener indicios sobre lo ocurrido. Simultáneamente, los investigadores avanzaban en la recolección de material probatorio.

Para el 5 de noviembre, se incautó la lancha que habría sido utilizada para movilizar a la líder ambientalista. Los peritajes e inspecciones hechos a la embarcación evidenciaron trazas de sangre humana, que correspondería a la de la víctima.

Posteriormente el 6 de noviembre, la Fiscalía y la Sijin de la Policía de Chocó realizaron diligencias de registro y allanamiento a tres inmuebles en Nuquí. En los procedimientos se obtuvieron equipos electrónicos y otros elementos de prueba de alta relevancia.

Por último el 7 de noviembre, operación conjunta de la Fiscalía General de la Nación, la Policía Nacional y la Armada Nacional, en la que fue capturado Néstor Leonel Lozano Muriel, alias Tigre o Guachón.

Las acciones investigativas continuarán para ubicar a otras personas que estarían vinculadas al homicidio de Juana María Perea Plata.

 

Comentarios de Facebook
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar