Editorial

Henao, aliado de los clanes políticos del Magdalena y sus acueductos inexistentes

Cuando fungía como Ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Luis Felipe Henao inauguró varios acueductos en el departamento del Magdalena que resultaron siendo espejismos.

En Aracataca, Henao quiso inaugurar un acueducto inexistente, muy al estilo de las historias de García Márquez, el más ilustre de sus hijos. En esa ocasión, el propio presidente Juan Manuel Santos tuvo que jalarle las orejas al Ministro, advirtiéndole que esos dineros no podían perderse, pues era una de sus promesas más recurrentes. Para la época, el gobernador era Luis Miguel El “Mello” Cotes, socio y amigo personal de Henao.

Pero los acueductos anunciados por Henao y Cotes con bombos y platillos a través de la prensa no se veían en la realidad, y no solo en el pueblo natal del Nóbel, sino también en poblaciones como Pueblo Viejo. Allí, los tanques azules que se ven a lado y lado de la carretera Barranquilla–Santa Marta son lo único que funciona del acueducto de este municipio en Tasajera. La gente debe ir con ollas y baldes a estos sitios para proveerse de agua y de allí llevarlos a sus hogares.

Pasó lo mismo en los municipios de Concordia, Santa Bárbara de Pinto y otros. El encargado de llevar a cabo dichos proyectos era el Ministro Henao, el mandatario regional era el «Mello» Cotes, y la perjudicada, como siempre, fue la población más pobre del Magdalena. Por: Redacción Lado B.

Comentarios de Facebook
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar