Salud

La vacuna de Pfizer es menos efectiva en personas obesas

La capacidad de generar anticuerpos cae hasta la mitad tras la segunda dosis en individuos con un exceso de grasa corporal

La obesidad es uno de los principales factores de riesgo frente a la Covid-19, sobre todo en personas jóvenes, hasta el punto de que se alza como la primera causa de muerte en pacientes con coronavirus menores de 50 años, según se ha demostrado durante estos meses de pandemia. Ahora, con la vacunación a pleno rendimiento, se ha comprobado que la vacuna frente a la Covid-19 del laboratorio Pfizer y BioNTech podría ser menos efectiva en personas con obesidad y un índice de masa corporal elevado, tal y como avanza un estudio científico italiano publicado de manera online en MedRxiv tras analizar la respuesta inmune de los trabajadores sanitarios que han recibido ya dos dosis de la vacuna.

En concreto, los resultados arrojaron diferencias importantes en cuanto a los anticuerpos generados en función del peso de cada individuo. De hecho, parece haber una influencia directa entre el índice de masa corporal y el nivel de anticuerpos creado, hasta el punto de que se ha visto que la protección resulta más sólida en personas delgadas o con peso normal, mientras que la disminuye casi hasta la mitad en aquellos individuos con mayor grasa corporal.

El estudio, que ha sido dirigido por Aldo Venuti, miembro del Istituti Fisioterapici Ospitalieri en Roma, ha analizado la respuesta generada en 248 sanitarios vacunados con la vacuna de Pfizer. En concreto, a la semana de haber recibido la segunda dosis el 99,5% de ellos había desarrollado una respuesta de anticuerpos, pero sorprendentemente, esa respuesta variaba según el índice de masa corporal y el peso de cada individuo. Este hallazgo, a la espera de ser reconfirmado, pone sobre la mesa una duda a tener en cuenta y es la posible necesidad de que las personas con obesidad necesitaran una dosis de refuerzo adicional para asegurar la protección contra el coronavirus.

La obesidad multiplica por seis el riesgo de Covid-19 grave

La primera evidencia científica que vincula el exceso de grasa con el incremento del riesgo por coronavirus la publicó en «Nature» un grupo de Seattle, «que apreció que el 85% de los pacientes con obesidad que ingresaban por la infección acababa en la UCI intubado y ventilado, y el 62% de ellos fallecía, frente al 36% de los no obesos», detalla el doctor Sala, quien recuerda que «posteriormente, otros estudios confirmaron estos hallazgos, otorgando un riesgo de complicaciones seis veces mayor en caso de obesidad, y casi el doble de riesgo de mortalidad. Esto coincide con lo apreciado en nuestras UCI, en las que casi el 65% de los pacientes que han requerido ingreso padecían obesidad», advierte Carlos Sala, jefe de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Valencia y Alicante.

Comentarios de Facebook
Botón volver arriba