Judiciales

Golpe a las finanzas de ‘Los Pachencas’, a la cárcel alias ‘David’ cabecilla de la banda

Durante el operativo realizado por miembros del Gaula de la Policía de Metropolitana de Santa Marta, también fueron capturadas y finalmente privadas de la libertad, dos mujeres, una de ellas extranjera.

Mediante un comunicado de prensa, las autoridades explicaron que un ingeniero les denunció que era víctima de extorsiones por parte de alias ‘David’ y dos féminas quienes se presentaban como comandante de la organización criminal Autodefensas Conquistadores de la Sierra, antiguos ‘Pachencas’.

Se indicó que le exigían la suma de 200 millones de pesos a cambio de no atentar en contra de su integridad, ni la de los trabajadores de su empresa, los cuales se encuentran laborando en el corregimiento Nuevo Colón, zona rural de Pueblo Bello, del departamento del Cesar.

Es así que alias ‘David’ se cita con el ciudadano a los alrededores del Parque Tayrona, sector Cañaveral con su víctima para recibir el dinero pactado. Sin embargo, en el sitio llegó con en compañía de dos mujeres para no generar sospecha del cobro.

El actuar del presunto delincuente es que enfatiza en ser cabecilla financiero de la estructura en el departamento de La Guajira. También, dinamizador de la renta criminal derivada del cobro de extorsiones desde el sector de Calabazos hasta Palomino sector de la Troncal del Caribe en el departamento del Magdalena.

“David”, tenía una cercanía familiar con el extinto jefe criminal “Chucho Mercancía”, al ser su cuñado. Después de la captura de “Checheo2 y “80”; “David” fue enviado al sector de Pueblo Bello para que se desempeñara como cabecilla principal de esta zona y era el encargado de todo lo relacionado con microtráfico y extorsiones hasta los municipios de Copey, Chimila, Caracoli, y Caracolisito.

Todo lo que pasaba en la región estaba bajo sus órdenes, siendo el encargado de coordinar y ejecutar el cobro de extorsiones a propietarios de fincas, comerciantes, tenderos, mototaxis, vendedores informales y comunidad en general, en zona rural y urbana del departamento del Magdalena. Estas exigencias económicas oscilaban entre 20 y 50 millones de pesos, recaudando cerca de 350 millones al mes. Todo esto, a cambio de no atentar en contra de la integridad o de su núcleo familiar de las víctimas, obligando al pago del dinero de forma presencial o mediante consignaciones a través de empresas de giros a nivel país.

Comentarios de Facebook
Botón volver arriba