Salud

Estas son las 5 bebidas que más engordan

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no sobrepasar los 25 gramos al día de azúcar (6 terrones). “Con beber uno o dos vasos de algún refresco o zumo envasado ya estaríamos superando esta cantidad. Por lo tanto, es conveniente fijarse en la cantidad de azúcar que llevan para consumir lo mínimo”, advierte la dietista-nutricionista.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no sobrepasar los 25 gramos al día de azúcar (6 terrones). “Con beber uno o dos vasos de algún refresco o zumo envasado ya estaríamos superando esta cantidad. Por lo tanto, es conveniente fijarse en la cantidad de azúcar que llevan para consumir lo mínimo”, advierte la dietista-nutricionista.

¿Cuáles son las bebidas que más engordan?

Sánchez Morillas enumera cuáles son las bebidas que más engordan, explicando después por qué habría que limitar su consumo:

  • Los refrescos.
  • Los zumos industriales.
  • Las bebidas lácteas como batidos de chocolate.
  • Las bebidas energéticas.
  • Las bebidas alcohólicas.

¿Los refrescos contienen mucha azúcar?

“Los refrescos contienen muchísima azúcar, excepto los que son light o zero, que llevan edulcorantes. Una lata de refresco contiene entre 25 y 30 gramos de azúcar (unos 7 u 8 terrones de azúcar). Igual pasa con las bebidas denominadas isotónicas, a las que se le atribuyen propiedades beneficiosas cuando se tienen problemas intestinales y, en realidad, contiene 26 gramos de azúcar por lata, nada saludable para esta situación”, explica Sánchez Morillas.

¿Qué hay de los zumos envasados?

En cuanto a los zumos envasados, según la dietista-nutricionista, “habría que dejar reducido su consumo a ocasiones puntuales por su alto contenido en azúcares y por la ausencia de fibra. Incluso es una de las bebidas que más se les da a los niños, y los zumos envasados tienen más azúcares libres que los zumos naturales. Aunque siempre la mejor opción es tomar la fruta entera, ya que la fibra que contiene libera los azúcares lentamente, evitando los picos de glucemia”.

¿Las bebidas energéticas son una ‘bomba’ de azúcares?

Sánchez Morillas afirma que “una lata de bebida energética puede llegar a tener más de 50 gramos de azúcar (13 terrones), además de un gran contenido en cafeína y sustancias estimulantes como ginseng, taurina, etcétera. Es una bebida muy habitual en personas jóvenes y su consumo puede llevar a una sobredosis de cafeína, produciendo síntomas de inquietud, nerviosismo, insomnio y otros problemas, como obesidad y diabetes, por el alto contenido en azúcares”.

¿Las bebidas alcohólicas hacen ganar peso? ¿Y los cócteles?

“Las bebidas alcohólicas contienen azúcares en mayor o menor medida”, comenta la dietista-nutricionista, especificando que “el mayor problema está en el alcohol que contiene, aportando 7 calorías por cada gramo (casi las mismas que la grasa). Por lo tanto, son muy calóricas y se consideran calorías vacías ya que no tienen ningún efecto beneficioso para el organismo y, además, pasan rápidamente a los depósitos de grasa, aumentando el peso corporal”.

Sánchez Morillas dice que “la combinación en los cócteles suele ser de alcohol y bebidas con mucho azúcar, por lo que su consumo debería ser esporádico. Los cócteles que no llevan alcohol pueden ser una mejor opción, pero, de igual manera, se aconseja consumirlos de vez en cuando, ya que están muy azucarados”.

¿Batidos y horchatas contienen mucha azúcar?

“Los batidos envasados tienen mucho contenido en azúcar, por lo que no se recomienda su consumo. En su lugar, se pueden elaborar batidos caseros con frutas sin añadir azúcares, siendo estos mucho más saludables”, recomienda la dietista-nutricionista consultada.

En cuanto a la horchata, también es conveniente mirar su etiquetado, ya que con un vaso de horchata podemos ingerir 20 gramos de azúcar. Existen en el mercado horchatas sin azúcares añadidos. Estas son mucho más recomendables, además de ser una bebida saludable por su composición nutricional.

Cómo ‘reconciliarnos’ con el agua, si la hemos dejado de lado

“A mucha gente el agua no le gusta y por eso les cuesta más beberla. Tomar agua con gas y unas rodajas de limón le da otro toque más apetecible y saludable. También podemos recurrir a los tés helados y a las aguas saborizadas, que se elaboran con cualquier fruta y con hierbas aromáticas”, comenta Sánchez Morillas.

Dicho todo esto, “de vez en cuando se pueden consumir y disfrutar de las bebidas mencionadas anteriormente. Sin embargo, para no excedernos en su consumo se pueden alternar las bebidas alcohólicas con otras que no lo sean como refrescos o agua. En épocas como el verano o las vacaciones, que salimos más, podemos pedir cerveza sin alcohol, tinto de verano con casera sin azúcar o refrescos light o zero”, aconseja la dietista-nutricionista.

Comentarios de Facebook
Botón volver arriba