InternacionalesVirales

Un ginecólogo diagnostica como enfermedad la homosexualidad de una paciente

El hecho ocurrió en el Hospital Reina Sofía de Murcia, España. El centro sanitario ha explicado que se ha tratado de un error y ha pedido disculpas a la joven.

Cuando la hija de Santi vio en el informe médico el diagnóstico de su ginecólogo, no pudo evitar echarse a llorar. “Enfermedad actual: homosexualidad”. Esa fue la valoración que el facultativo del Hospital Reina Sofía de Murcia recogió en el parte tras la consulta a la que la joven, de 19 años, había acudido por presentar ciclos menstruales más cortos de lo normal, un trastorno conocido como proiomenorrea.

A la incredulidad y la impotencia de la joven se sumaron el asombro y la indignación de Santi y, después de meditarlo, optaron por presentar una queja formal ante el Servicio Murciano de Salud (MSM) contra el ginecólogo. Además, solicitaron la rectificación de la historia clínica y una disculpa por carta. “Al principio, ella no sabía qué hacer. Yo le di mi opinión y creímos que lo mejor era denunciarlo, por ella y por toda la gente que viene detrás”, explicó la madre.

Fue al realizar la exploración de la paciente cuando el facultativo tuvo problemas para introducir el ecógrafo en la vagina y ella comentó que era homosexual, por si pudiera ser relevante. Al redactar el parte, el médico preguntó si podía incluir esta información y ella respondió que sí. Cuál fue su sorpresa cuando descubrió que no solo lo había incluido en el informe, sino que lo había señalado como “enfermedad”.

“Lo único que pretendemos desde esta familia es que no vuelva a pasar. A día de hoy, la homosexualidad no es una enfermedad ni hay nada que opinar al respecto. Estas situaciones pueden hacer mucho daño a adolescentes que tengan dudas o que vengan de un ambiente homófobo. Hay que normalizar que cada uno puede tener la orientación que sea”, defiende, y detalla que fue tras hablar con el Colectivo LGTBI Galactyco de Cartagena cuando se decidieron a presentar la queja.”Lo único que pretendemos es que no vuelva a pasar. Hay que normalizar que cada uno puede tener la orientación que sea”

A esta denuncia presentada por la hija de Santi se ha unido precisamente esta asociación, que destaca el “trato vejatorio” por LGTBIfobia sufrido por la chica. “En 1990 la Organización Mundial de la Salud retiró de la lista de enfermedades mentales la homosexualidad y, sin embargo, 31 años después, en el Sistema Murciano de Salud algunos profesionales continúan asumiendo la orientación sexual como una enfermedad”, lamentan en un comunicado.

El hospital pide disculpas y asegura que se ha tratado de un error

Desde el Hospital, han emitido un comunicado en el que aseguran que se ha tratado de “un error cometido a la hora de recoger los datos informáticos en el informe médico por parte del ginecólogo que atendió a esta paciente” y que lo “lamentan profundamente”.

“Inmediatamente después de conocidos los hechos, se ha procedido a la averiguación de lo ocurrido y se han iniciado los trámites para rectificar la historia clínica y contactar con la paciente para pedirle disculpas formalmente“, añade el documento.

De hecho, el hospital se ha puesto en contacto con la familia este miércoles por la tarde para pedirle perdón por lo ocurrido, detalla Santi, a la que han invitado al centro para trasladarles sus disculpas presencialmente. Además, el centro enviará una carta este jueves solicitando excusas y el informe rectificado.

En este escenario, Santi relata que no tienen intención emprender ninguna acción más y que prefiere pensar que, tal y como defiende el hospital, se ha tratado de un error sin mala intención. “Somos humanos, todos podemos equivocarnos”, apunta. Sin embargo, pasa por alto que en el propio centro sanitario algunos trabajadores comentan que no es la primera vez que este médico tiene este tipo de problemas y plantea la posibilidad de ahondar al respecto.

“Lo único que pretendemos es que no vuelva a pasar. Hay que normalizar que cada uno puede tener la orientación que sea”

A esta denuncia presentada por la hija de Santi se ha unido precisamente esta asociación, que destaca el “trato vejatorio” por LGTBIfobia sufrido por la chica. “En 1990 la Organización Mundial de la Salud retiró de la lista de enfermedades mentales la homosexualidad y, sin embargo, 31 años después, en el Sistema Murciano de Salud algunos profesionales continúan asumiendo la orientación sexual como una enfermedad”, lamentan en un comunicado.

Comentarios de Facebook
Botón volver arriba