Santa Marta

Desvalijan la sala UCI del hospital Santander de Pivijay y la gerente no se dio cuenta

Tras una semana de haberse posesionado como gerente del Hospital Santander Herrera, Mayra Castro Britto, asegura que solo hasta el martes 12 de octubre se dio cuenta que habían desvalijado la infraestructura hospitalaria.

Durante la mañana del 12 de octubre, circuló en redes sociales videos y fotografías del vandalismo al que fue sometida la sala UCI del hospital Santander de Pivijay, puertas, paredes y pisos destrozados fue el saldo que dejó el acto vandálico a un espacio médico que no ha sido puesto en funcionamiento.

Según seguidores de Eventos Santa Marta en Pivijay, Mayra habría hecho esos destrozos para cobrar una póliza de seguro con el fin de, presuntamente, obtener ganancias.

Indignados y llenos de preocupación cientos de magdalenenses han rechazado el acto que calificaron como vandálico en medio de tantas vicisitudes que vive la salud en el departamento tras más de un año de pandemia por el covid-19.

Genera suspicacia que tras una semana de haberse posesionado como la nueva gerente del Hospital de Pivijay, Castro Britto, asegura que ella no había podido abrir la puerta de la sala UCI, afirma que no tenía las llaves del lugar y que no sabe si desvalijaron el lugar antes o después de haberse posesionado.

Extrañamente, las cámaras del hospital no funcionaban, además, los vigilantes dicen no haber visto nada, cuando Castro como gerente es la única que tiene acceso total a las instalaciones

Cabe señalar que Castro Britto ha protagonizado una batalla jurídica que la ha separado tres veces del cargo como gerente del Hospital Santander Herrera. Según un informe emitido por la Contraloría General del Departamento del Magdalena, varios han sido los hallazgos administrativos detectados en la gestión de la gerente del centro hospitalario, Mayra Castro Britto, quien se ha aferrado en el cargo a pesar de haber renunciado y en el camino haber señalado como falsa dicha renuncia, ha desempeñado una gestión calidicada como deficiente según el ente de control.

En un informe de auditoría correspondiente a la vigencia 2020, se evidenció el pésimo manejo dado al centro hospitalario, encontrándose 9 hallazgos administrativos, de los cuales 4 presentan condición fiscal por la suma de $233.691.272 pesos.

Por su parte, el portavoz y exalcalde Santa Marta, Rafael Martínez textualmente dijo en sus redes sociales: “Esta acción criminal debe ser investigada por las autoridades: La sala UCI del hospital de Pivijay ha sido destruida, curiosamente, cuando se posesiona la Gerente Mayra Brito, alegando que estaba así (solo por retaliación), aunque la sala estaba en perfectas condiciones.

“Todas las evidencias recaen sobre ella, quien es ficha del cartel de la salud. Una persona así debe estar perturbada mental para cometer semejante acto tan ruin, pues no perjudica al Gobierno del cambio sino a los pacientes que necesitan de esta atención, sobre todo en pandemia”: sostuvo Martínez.

Ante la situación que ha generado descontento entre los citadinos, quienes son los principales afectados, ruegan a los entes de control, a las autoridades departamentales y nacional se investigue los hechos para dar con los responsables del acto vandálico que pone en jaque la salud de cientos de magdalenenses.

Comentarios de Facebook
Botón volver arriba